«Cada 8 de marzo se reivindica a nivel internacional la igualdad de derechos entre hombres y mujeres.

En España y en Europa contamos con leyes que protegen y garantizan la igualdad de derechos entre ambos sexos, sin embargo, para conseguir la igualdad real aún hay trabajo por hacer por parte de las instituciones, las empresas y las personas.

La igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en la empresa significa que todas las personas independientemente de su sexo (y con la misma formación técnica y/o experiencia) tengan las mismas posibilidades a la hora de:

  • Acceder a un empleo: las tasas de paro son mayores en mujeres que en hombres en la mayoría de países europeos. Actualmente sigue existiendo en España brecha de género en cuanto a empleabilidad. Los últimos datos muestran que más alta que la brecha en Europa.
  • Temporalidad: las mujeres acceden en mayoría a los trabajos temporales.
  • Parcialidad: los contratos de tipo jornada completa los tienen en su mayoría los varones. 

Dada la realidad actual de las mujeres en el ámbito laboral, el 8 de marzo del 2019 entró en vigor el Real Decreto-ley de medidas para la igualdad de trato y de oportunidades en el empleo y la ocupación. Este RD modifica la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres. Extendiendo la necesidad de redacción e inscripción en el registro de los Planes de Igualdad a empresas de más de 50 trabajadores (antes, 150).

De esta manera se fomenta la sensibilización, formación e implementación de medidas concretas en más empresas con el objetivo de reducir o acabar con la desigualdad laboral.

Desde Zauma estamos comprometidos con la igualdad de derechos, no sólo hacia la mujer, sino especialmente hacia las personas con discapacidad.

Las mujeres con discapacidad sufren una desigualdad extra, la invisibilidad a la que se enfrentan también a nivel laboral.

En la siguiente imagen vemos que el porcentaje de hombres con discapacidad empleados es mayor que el de mujeres con discapacidad empleadas (en 2016 la tasa de empleo fue la misma, pero en el último años analizado ha decrecido 2 puntos porcentuales).

La desigualdad que sufren las personas con discapacidad a la hora de acceder a un empleo es mayor que en personas sin discapacidad. En el caso de las mujeres con discapacidad, también.

Para lograr la igualdad real no sólo entre hombres y mujeres si no en cada ámbito se necesita trabajar duro hacia un cambio tanto a nivel individual y como sociedad, las empresas tienen mucho poder para promover este cambio. La formación y el trabajo realizado en los Planes de Igualdad promueve el compromiso con la Igualdad, impulsa la toma conciencia de género en todos los trabajadores y proporciona herramientas para saber cómo actuar en una situación de desigualdad. » Lucía Rodríguez, Consultora de RRHH e Igualdad en Zauma.