Escucha ahora

Cada vez escuchamos que se habla más de la Responsabilidad Social, pero…, ¿sabemos qué es y qué implica?

Es evidente que las empresas y las personas en sí mismas generan una serie de hechos consecuentes de todas sus acciones y de cada una de sus decisiones. Somos un miembro en un complejo sistema de relaciones e interdependencias para el bien común.

La RSC o RSE es un compromiso dinámico que cada uno de nosotros debe contribuir a definir. Las empresas deben de ser competitivas, dentro de unas claves sostenibles y responsables que maximicen los resultados económicos en las mejores garantías labores y ambientales. Los comportamientos individualistas, los departamentos estancos y las organizaciones aisladas, están condenadas al fracaso. Por el contrario, la colaboración ha demostrado que es la mejor alternativa, colaboración interna (entre profesionales, departamentos…), colaboración entre empresas, colaboración público-privada, etc.

La RSC es crear valor compartido para las personas, la organización y el entorno de manera que el beneficio se distribuya equitativamente entre los tres pilares: individuos, empresa y sociedad.

Elementos esenciales de la RSC

  • La Gestión del Talento: Supone inteligencia emocional, entendimiento y competencia en las expectativas. En el mundo del conocimiento el talento es el factor clave, susceptible a la sensibilidad y destreza de su gestión. Debemos de ser capaces de atraer, retener y motivar a los profesionales para construir un entorno estimulante que favorezca la creatividad y la innovación.
  • Conciliación y Calidad de vida: Los valores han cambiado y la conciliación de la vida personal y profesional ha cobrado un aumento de interés hasta el punto de que las estadísticas demuestran que prevalece la coherencia entre los valores personales y los valores promovidos por la empresa por encima de otras prioridades.
  • La Empleabilidad: La gestión de los recursos humanos ofrece una de las mejores respuestas a la RSC al ofrecer la posibilidad de mantener e incrementar la formación interna del capital humano y del desarrollo de la sociedad a través de sus trabajadores.
  • Compromiso con la comunidad: Dentro del contexto geográfico donde se desarrolla la empresa, existen factores sociales, económicos, políticos y culturales que de algún modo están entrelazados con la buena marcha empresarial de las compañías que forman el entorno territorial.
  • Liderazgo: El liderazgo no es un concepto individual, incluye al líder y a los propulsores del proyecto colectivo que se desarrolla. Un liderazgo basado en la calidad humana es capaz de transformar la organización y promover un cambio de comportamientos y actitudes que lleve a las empresas a la máxima competitividad dentro de las claves sostenibles y responsables que caracterizan a la RSC.