Estereotipos que dificultan el cumplimiento de la Ley General de Discapacidad a través de la contratación

Una de las cosas más sorprendentes que se aprende cuando se estudia la percepción es que  podemos vernos influenciados por los estereotipos, incluso aunque, a nivel consciente, no creamos que son verdaderos. No tenemos que ser racistas para que los estereotipos nos influyan. Todo lo que se necesita para ser influido por un estereotipo es conocerlo.

Los estereotipos son categorizaciones y esta es la manera en que nuestros cerebros han evolucionado para procesar lo que nos rodea de manera rápida. Es lo que nos permite interactuar con nuestro mundo con tanta eficacia. Podemos entrar en una habitación y ver una silla por primera vez y sabemos que es para sentarse y no para comer o para trepar porque la hemos identificado como miembro de la categoría de silla.

Los estereotipos son categorizaciones de personas y, muchas veces, nos resultan útiles. Tenemos estereotipos sobre cómo son los agentes de policía, cómo son los bibliotecarios, etc. y estos estereotipos nos permiten llenar huecos de información y saber algo más sobre esa profesión sin siquiera tener que hablar con ese profesional. Inmediatamente sabemos cómo se supone que debemos interactuar con esa persona, qué sería razonable preguntarle, etc. Nos facilita, en segundos, nuestras posibilidades de interacción y comprensión de situaciones.

El problema, por supuesto, es que cada estereotipo es una generalización que no es aplicable completamente y de manera precisa, a ninguna persona. Y, en muchos casos, los estereotipos son, directamente, erróneos. Pero, a pesar de ello, nos vemos afectados por todos los estereotipos que conocemos y cuando percibimos, sucede su activación de manera inmediata.

¿Cómo podemos combatir este proceso automático para contrarrestar el estereotipo que nos surge ante la discapacidad?

¿Cuáles serían las implicaciones si pusiéramos en duda lo que percibimos en una primera entrevista a un profesional con discapacidad?

¿Incrementaría nuestra capacidad de incluir a profesionales con discapacidad en nuestras empresas?